Formulario de Contacto

martes, 5 de mayo de 2015

EL ABOGADO DEBE SER UN PERRO PASTOR, Y SUS ARMAS SIEMPRE SERÁN LAS LEYES

La reflexión que plantea el siguiente video (que al final del texto se encuentra), puede ser llevada al campo del profesional del derecho. Existen tres clases de personas en el mundo: 1. Las ovejas, que son aquellas personas que fueron ubicadas por la vida en una posición frágil que no eligieron, o que muchas veces creen que no existe el mal en el mundo, y si fueren objeto de victimización por la maldad, no serían capaces de defenderse; 2. Los lobos, que son aquellas personas que abusan del débil, y de su posición privilegiada en la vida; usualmente vulneran los derechos de los demás en todo ambito, v.gr. laboral, social, patrimonial, familiar; son las personas que se imponen por la violencia o la fuerza; 3. Los perros pastores, que son aquellas personas que sienten la necesidad y el llamado de defender a los demás contra las injusticias; para aquellos resulta intolerable que alguien vulnere a los demás. El abogado en el ejercicio de su profesión, debe obrar como un perro pastor, inspirándose en un profundo sentimiento de justicia en favor del débil, como ordena nuestra constitución política de 1991 art. 13 (trato especial a favor de sujetos de especial protección constitucional: niños, discapacitados, ancianos, madres cabeza de familia, trabajadores informales; personas vulnerables económicamente, todos ellos, personas quienes la común experiencia enseña, son víctimas de los lobos; lobos que no solo están en la delincuencia, o en los ambitos laborales, o sociales, si no muchas veces también en las ramas del poder público.). 
A continuación el video:

No hay comentarios:

Publicar un comentario